INTEGRALES
CLÍNICAS

  CLINICAS  INTEGRALES

La medicina cubana a su alcance

Blog

El Ojo Rojo

Posted by WEBMASTER on 12 Ee enero Ee 2014 a las 21:50

Hablamos de ojo rojo cuando la parte blanca del mismo toma una coloración rojiza. El enrojecimiento de los ojos se debe a la presencia de vasos sanguíneos hinchados y dilatados, lo cual provoca que la superficie ocular luzca roja o inyectada en sangre.

 

Muchas veces se debe sólo a una inflamación de la superficie ocular, pero en ocasiones la inflamación es del interior del ojo, lo que puede ser síntoma de una patología más grave.

Consideraciones

Hay muchas causas posibles del enrojecimiento de uno o ambos ojos. Algunas son motivo de preocupación, otras son emergencias médicas, mientras que otras no preocupan en absoluto.

El grado de enrojecimiento a menudo es menos preocupante que si también presenta dolor ocular o dificultad para ver.

Causas

Los ojos inyectados de sangre aparecen rojos debido a que los vasos en la superficie de la porción blanca del ojo (esclerótica) se hinchan. Esto puede resultar del aire seco, demasiado sol, el polvo, algo en el ojo, alergias, infección o lesión.

Una causa común del enrojecimiento del ojo es el esfuerzo físico o la tos. Esto puede llevar a que se presente un área sanguinolenta rojo brillante y uniformemente densa en la esclerótica, llamada hemorragia subconjuntival. Aunque esta área con presencia de sangre puede parecer alarmante, es bastante común y de poco significado. Si observa una mancha de sangre en un ojo que no duele, pero que simplemente se ve mal, no se preocupe, ya que generalmente desaparece por sí sola al cabo de una o dos semanas.

Las infecciones o inflamación en el ojo se pueden presentar, causando enrojecimiento al igual que posible picazón, secreción, dolor o problemas en la visión.

• Blefaritis: inflamación de las pestañas a lo largo del borde del párpado.

• Conjuntivitis: inflamación o infección de la membrana que recubre los párpados y cubre la superficie del ojo (la conjuntiva). Esta afección a menudo se le llama "conjuntivitis aguda".

• Úlceras corneales: úlceras que aparecen en la cubierta externa del ojo, por lo regular debido a una infección bacteriana o viral.

• Uveítis: inflamación de la úvea, que abarca el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. Esto con frecuencia está relacionado con un trastorno autoinmunitario, una infección o una exposición a toxinas. A menudo, sólo el iris está inflamado, en cuyo caso se denomina iritis.

• Síndrome de ojo seco: Consiste en un conjunto de síntomas y molestias debidos a una mala lubricación de la superficie del ojo, ya sea porque el ojo produce poca lágrima, o porque la lágrima es inestable y de mala calidad, con lo que se evapora rápidamente y acaba produciendo sequedad. La sensación de sequedad y escozor suele disminuir al cerrar los ojos. La mayoría de los casos es debido a la actividad que realiza la persona, y es más frecuente en aquellos que pasan mucho tiempo frente a una computadora o dentro de un ambiente con aire acondicionado, estas personas pueden necesitar el uso de lágrimas naturales de manera ocasional; en casos más particulares como en albañiles o constructores, pues el uso de tratamiento puede ser más continuado que con otros. Aquí hay que tener un cuidado especial debido a que algunos colirios (gotas oftálmicas) no lubrican el ojo, lo que hacen es provocar la vasoconstricción de los vasos y así aclarar el ojo. Lo cual es contraproducente debido a que agravan la resequedad y daño a largo plazo del ojo.

• Resfriados o alergias

• Glaucoma agudo: incremento súbito en la presión ocular que es extremadamente doloroso y causa alteraciones visuales graves. Ésta se considera una emergencia médica. La mayoría de las veces, el glaucoma es crónico y gradual.

• Abrasiones corneales causadas por la arena, el polvo o el uso excesivo de lentes de contacto.

Cuidados en el hogar

En caso de fatiga o tensión ocular, trate de dejar descansar los ojos. No se requiere ningún tratamiento.

Si tiene dolor ocular o un problema de visión, llame al médico o al personal de enfermería.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda al hospital o llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si:

• El ojo está rojo después de una lesión penetrante.

• Tiene dolor de cabeza junto con visión borrosa o confusión.

• Está viendo halos alrededor de las luces.

• Presenta náuseas y vómitos.

Consulte con el médico si:

• Sus ojos permanecen rojos por más de uno o dos días.

• Presenta dolor ocular o cambios en la visión.

• Toma medicamentos anticoagulantes como warfarina.

• Puede tener un objeto extraño en el ojo.

• Es muy sensible a la luz.

• Presenta una secreción amarilla o verdosa de uno o ambos ojos.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico llevará a cabo un examen físico, incluyendo un examen ocular, y hará preguntas acerca de la historia clínica. Las preguntas pueden abarcar:

• ¿Están ambos ojos afectados? Si sólo un ojo está afectado, ¿cuál de ellos es?

• ¿Qué parte del ojo está comprometida? ¿la parte blanca u otra parte?

• ¿El enrojecimiento apareció súbitamente?

• ¿Algunas había tenido enrojecimiento de los ojos antes?

• ¿Tiene dolor en los ojos? ¿Empeora después de mover los ojos?

• ¿Tiene otros síntomas, como secreción del ojo, ardor o picazón? ¿Náuseas o vómitos? ¿Dolor de cabeza?

Es posible que sea necesario lavar los ojos con una solución salina normal y se debe extraer cualquier cuerpo extraño. Se pueden prescribir gotas oftálmicas.

 Dr. Pablo Flores

 

Categorías: Enfermedades cronicas, Infectologia

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios